¿De qué me sirve el dolor?

 

Imagen de admin
¿De qué me sirve el dolor?El Kintsugi es el arte de hacer bello y fuerte lo frágil. Es una técnica japonesa con la que se repara la cerámica rota con un adhesivo fuerte y luego, se rocía la grieta con polvo de oro. Así, en lugar de ocultar los defectos, éstos se acentúan y es la fragilidad de estos objetos junto a su capacidad de recuperación lo que los hace bellos. Si trasladamos este ejemplo al terreno humano, estaríamos hablando de resiliencia.
 
La resiliencia es la capacidad para sobreponernos al dolor emocional. En el proceso de la enfermedad, por ejemplo, nos enfrentamos a muchas situaciones estresantes y desagradables, pero aún así, existen aspectos de esa experiencia que las personas perciben como beneficiosos. Por tanto, la resiliencia no es sólo salir de ese proceso aguantando con resignación lo que nos ha tocado vivir y ocultando nuestras heridas, si no aprender de la experiencia y crecer como personas. Es buscar ese algo positivo que no hubiéramos encontrado o no nos habríamos dado cuenta de su presencia si no nos hubiéramos enfrentado a esa situación difícil. Puede ser haber ganado una nueva perspectiva vital, un cambio de actitud, un fortalecimiento de las relaciones con nuestros amigos, una nueva visión de nosotros mismos, etc.
 
Es decir, podemos hacernos más fuertes después de rompernos y, al igual que la cerámica, no perdemos valor por ello, si no que nos da una nueva belleza.